RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Sáb, 13 de ago de 2022
RECIBIR NEWSLETTER
 

Información General 11.01.2016

EN LA CIUDAD DE ROSARIO

El Paraná continúa subiendo, pero sólo evacuaron a una familia en El Mangrullo

La altura del río ayer llegó a 5,52 metros y se espera más creciente. Mañana se desarrollará otro operativo que alcanza a unos sesenta hogares isleños.

Por: Agenciafe/La Capital /

 A pesar de que el Paraná ya superó en 22 centímetros el nivel de evacuación, hasta ayer sólo una familia del barrio El Mangrullo había sido trasladada a un alojamiento más seguro. Al resto de las humildes viviendas ubicadas sobre la ribera, unos 30 hogares en total, el agua no había ingresado todavía gracias a las defensas que la propia gente con ayuda de la Municipalidad viene levantando desde hace días. “Se sigue trabajando para reforzar ese cordón y asistiendo a los vecinos con operativos de salud”, dijo el subdirector de Defensa Civil, Gonzalo Ratner, quien también adelantó que mañana, sin las condiciones climáticas lo permiten, desembarcarán por tercera vez en las islas frente a Rosario para brindar asistencia a unas 60 familias.

  Con pronósticos de precipitaciones por encima de lo normal hasta bien entrado el otoño y la previsión de que se mantendrán altos los niveles del Paraná por lo menos hasta mediados de febrero no da para ser demasiado optimistas.
  Sin embargo, con el río a 5,52 metros, 22 centímetros por arriba del nivel de evacuación, hasta ayer la Municipalidad sólo había reubicado a una pareja mayor, la integrada por Marta Vanegas y Carlos Alcalá, quien padece secuelas de un ACV.
  Cuando La Capital visitó su casa hace poco más de diez días, la mujer había expresado tajantemente su negativa a autoevacuarse. “¿Irme para volver después como si fuéramos gitanos? No, yo me quedo a cuidar las pocas comodidades de mi ranchito”, dijo entonces.
  La pareja, en compañía de un nieto, ocupaba una humilde vivienda al borde del agua, a la que habían agregado una precaria planta alta donde soportar la crecida.
  Pero ahora, y a pesar de que contaban con bolsas de defensa, todo indica que los operadores de la Secretaría de Desarrollo Social del municipio los han convencido de la conveniencia de mudarse.
  “Les están buscando una alternativa más definitiva que un mero albergue donde pasar la crecida porque tienen en una situación especialmente vulnerable”, contó Ratner.
  Al resto de las familias asentadas sobre las márgenes del Saladillo y el Brazo Seco al menos hasta ayer no les entró agua y continúan habitando sus casas, la mayoría con estrategias de autoevacuación en caso de necesidad.

Sobre la otra costa. El otro sector golpeado por la creciente es el que integran unas 60 familias asentadas en las islas entrerrianas, a las que la Municipalidad viene asistiendo más allá de que no corresponda por jurisdicción.
  “Es gente que está referenciada con Rosario y que, por ejemplo, es usuaria del sistema de salud pública. Por eso esta será nuestra tercera visita”, explicó Ratner.
  De ese modo, siempre que el tiempo lo permita, mañana desembarcará nuevamente un equipo de operadores municipales en El Espinillo, tomando a la escuela como base. Con el acompañamiento de Prefectura, se sumará al operativo personal de Defensa Civil, Desarrollo Social y Salud.
  La idea es visitar a las familias isleñas, a las que se les proveerán alimentos, leche y sobre todo agua potable, un bien más que preciado por estos días.
  Desde el punto de vista sanitario se trabajará en la prevención de enfermedades relacionadas con la crecida, como la leptospirosis, y se reforzará la vacunación.
  De acuerdo a las proyecciones a corto y mediano plazo que el ministro de Gobierno provincial, Pablo Farías, y el secretario de Protección Civil, Marcos Escajadillo, compartieron con funcionarios municipales en la sede del nodo Rosario el jueves pasado, el panorama no tenderá a despejarse en lo inmediato.
  Según Farías, se prevé que el Paraná mantendrá su actual nivel “por un tiempo prolongado”, al menos durante “lo que resta de enero y la primera quincena de febrero”, acompañado, en el primer trimestre del año, por el fenómeno del Niño, con lluvias mayores a las normales”.
 

Un verano distinto con La Florida como única playa

Con la Rambla Catalunya formalmente cerrada al público desde la semana pasada y pocas lanchas colectivas cruzando hacia las islas, La Florida se instaló casi como única opción en materia de playas para los rosarinos. De hecho, sólo en el último fin de semana ingresaron unas 11.500 personas. “Es que con la barrera de contención que tiene está impecable”, sentenció el subdirector de Defensa Civil, Gonzalo Ratner. Y desde el balneario, Aníbal Modarelli repasó las bondades que, paradójicamente, agrega la creciente. “Un espejo de agua divino, con arena bajo los pies; playa suficiente y todos los servicios  (baños, quiosco, alquiler de sillas y sombrillas) más cerca”, resumió.
  Para disgusto de los amantes del río, los deportes náuticos y la playa, sólo queda La Florida como alternativa para disfrutar este verano y en las costas de enfrente Isla Verde, adonde siguen cruzando lanchas desde Costa Alta.
  De hecho, el lunes pasado se cerró el acceso a la Rambla Cataluyna por la altura del agua y la llegada de camalotes, troncos y alimañas. Aun así, el fin de semana muchos se colaron sin respetar la clausura.
  También se prohibió el uso del carril exclusivo para nadadores y el propio titular de Prefectura Naval Rosario, Miguel Siboldi, desaconsejó la navegación recreativa hasta que el río baje.
  La Florida, en cambio, al disponer de una malla de contención, no padeció tanto la crecida y sigue teniendo qué ofrecer a los fanáticos de la playa. Siete mil visitantes el sábado y otros 4.500 ayer disfrutaron de esa oferta.

LEO MATTIOLI, EL ÚLTIMO ROMÁNTICO. Cumpliría 50 años. Filo.news