RESUMEN DE MEDIOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
Santa Fe, Dom, 03 de jul de 2022
RECIBIR NEWSLETTER
 

Gremiales 14.02.2016

EN LA PROVINCIA DE SANTA FE

Los sindicatos docentes van por un aumento salarial de no menos del 35 por ciento

Aun sin hay propuestas concretas, los gremios docentes y estatales le plantearon al gobierno provincial un piso de aumento salarial del 35 por ciento. Las posibilidades, a dos semanas del comienzo del ciclo lectivo.

Por: Agenciafe/Rosario 12 /

 A dos semanas de la fecha presupuestada para el inicio del ciclo lectivo, no hay propuesta salarial en ninguno de los niveles del Estado para un gremio que puede marcar el pulso de las negociaciones paritarias. Sólo en provincia de Buenos Aires se habló de números y la oferta del 24 por ciento que hizo el gobierno de María Eugenia Vidal llevó a los representantes sindicales a decir que "se pasa de la negociación al conflicto". En rigor, niguno de los sindicatos del sector piensa en menos de un 35 por ciento de recomposición salarial, a la que se podría llegar por diferentes vías. Una de ellas es la probable duplicación del monto del "incentivo docente", que en años anteriores fungió como variable para acercar a las partes. En Santa Fe, además, se da una situación irrepetible: la secretaria del gremio a nivel provincial es a la vez la máxima dirigente de los maestros nucleados en Ctera. En efecto, Sonia Alesso piloteará tanto la reuniones con el gobierno de Mauricio Macri como con el de Miguel Lifschitz.

La experimentada sindicalista sostuvo que "advierte voluntad de buscar soluciones en los diferentes nivles". Abona su pensamiento la convocatoria que formuló el ministro Esteban Bullrich al Consejo Federal de Educación, el jueves y viernes pasado, al que asistieron más de una veintena de ministros de otras tantas provincias, entre ellas, la de Santa Fe. Al mismo tiempo, los delegados a Ctera de las diferentes provincias se congregaban en el gremio para cerrar filas en un porcentaje de incremento que flote ente el 35 y 40 por ciento.

En Rosario, el delgado zonal de Amsafé Gustavo Teres anuncio que la dirigencia de la seccional propiciará un 72 por ciento de aumento y un salario inicial de 15.600 pesos. Ningún otro dirigente sindical con parecido nivel de responsabilidad se ha acercado a menos de 20 puntos de la propuesta de Teres. Esto muestra un escenario peculiar en la principal ciudad de la provincia, en la que además, la victoria electoral de Cambiemos fue arrasadora y en la que se presume que muchos de esos votos han sido de docentes. Esta descripción no intenta siquiera objetar la disposición de la directiva de Amsafé Rosario, sino contextualizar el reclamo y tratar de avizorar escenarios futuros.

Más que por esto, Sonia Alesso está preocupada por consolidar un frente con los referentes de Buenos Aires, Capital, Córdoba y Santa Fe (que nuclean al 70 por ciento de los docentes sindicalizados) para avanzar en las paritarias nacionales.

Ese marco va a determinar lo que podría suceder en las provincias. En Santa Fe, más allá de la posición ya fijada por la directiva rosarina, tanto Sadop como otros gremios que discutiran en la paritaria provincial estan prácticamante de acuerdo en avanzar con un pedido que no baje del 35 por ciento. En el caso de los docentes, ese número puede "conformarse" elevando el incentivo docente -como ocurriera en la gestion de Antonio Bonfatti- a prácticamente el doble.

Tanto ATE como UPCN se han mostrado muy prudentes. Más alla de la evidentes diferencias entre sus dirigentes, a la hora de la negociaciones es probable que compartan la estrategia. En el caso de UPCN, sus dirigentes de Santa Fe apostaron al triunfo de Macri y pusieron a su servicio estructura y aparato. Esto marcó un punto de inflexión, ya que durante el extenso reinado de Alberto Maguid el gremio evitó "sacar los pies del plato". Eso explica, al menos en parte, la inexistente reacción --no sólo en lo que atañe a Santa Fe-- frente a decenas de miles de despidos, incluidos afiliados, en diferentes dependencias.

Para poner las cosas en su lugar, hay que decir que la primera reacción del movimiento obrero organizado --y sólo de una porción no muy grande-- se verá recién dentro de 10 días, cuando se concrete el paro y movilizacion convocado por ATE en todo el país. Cinco días antes, en Rosario, la CTA Autónoma --comandada tambien por Teres-- convoca a una movilizacion desde la plaza 25 de mayo hasta la plaza San Martín a las 10.30 del viernes 19.

Mientras tanto, las imágenes del encuentro de Macri y un par de sus ministros con los caciques sindicales fueron nada más -y nada menos- que eso: rostros sonrientes, abrazos distantes, besos al aire, un tape mudo de 30 segundos editado en un sinfín para que los presentadores de noticias y opinadores le hablaran encima. Como en los tiempos de Carlos Menem -gracias a los "lectores de labios"- puede verse que Hugo Moyano le dijo algo sobre el fútbol a Macri, que tamborileaba de revés sus dedos sobre la cabecera de la mesa que compartía con Marcos Peña -jefe de gabinete-, y a su izquierda, en su silla de ruedas, Jorge Triacca junior. Según las versiones de Moyano, Luis Barrionuevo, o Alfredo Calo, Gerardo Martínez o el Momo Benegas, fue una charla cordial en la que ellos le hicieron saber al Presidente su preocupación por la inflación, la pérdida de salario y los despidos. Punto y aparte.

En Santa Fe, en la primera reunión paritaria con los gremios estatales -convocada oficialmente bajo ese concepto- estuvieron el ministro de Gobierno, Pablo Farías, el de Hacienda, Gonzalo Saglione y los titulares de ATE Jorge Hoffmann y de UPCN, Jorge Molina.

En el Ministerio de Trabajo, su titular Julio Genesini, y la ministra de Educación, Claudia Balagué, recibieron a Sonia Alesso de AMSAFE, Patricia Munier y Martin Lucero de SADOP, Rosa Bugnar de UDA y dirigentes de AMET.

A diferencia de lo que ocurrió a nivel nacional -que no fue una reunion paritaria-, los gremios fijaron el pedido entre el 35 y 40 por ciento. Y en ese mismo sentido, los interlocutores del gobierno se limitaron a escuchar, confirmar un nuevo encuentro, sin insinuar siquiera que esos montos no están dentro de sus posibilidades.

Obviamente, el marco de la discusión salarial con el gobierno de Macri será una referencia inevitable. No obstante, y aun con matices diferentes entre sí, la actitud de los representantes de los trabajadores es diferente a la de los jerarcas de los gremios y centrales convocados por la Casa Rosada. Esto no garantiza un acuerdo inmediato ni mucho menos, pero sí el diálogo entre partes convencidas de que ese es el ámbito y la metodología para fijar salarios. La historia reciente lo avala.

Al gobierno nacional, en cambio y en el mejor de los casos, le cabe el "beneficio de la duda". Cuando en el encuentro de la semana pasada entre los represetanes docentes y los funcionarios de provincia de Buenos Aires se advirtió sobre "una país sin clases", no se hacía referencia a nada relacionado con la justicia social sino al dificultoso inicio del ciclo lectivo el primer día de marzo.

Recreo le respondió a la tuitera "horrorizada" por el saludo de la gente